Conocida también como la casa de la encomienda o del diezmo, es un palacio renacentista construido a caballo de los siglos XVI y XVII y era la casa donde vivía el comendador de la orden hospitalaria. El estilo arquitectónico corresponde al renacentismo leridano, con una galería de arcos de medio punto en el desván y una garita de vigilancia en uno de sus extremos.

Actualmente la construcción es de propiedad particular pero en su tiempo fue la residencia oficial del recaudador de tributos de la orden de los hospitalarios.

El escudo labrado sobre la puerta correspondiente al reino de Navarra sugiere el origen del último comendador que algunos estudiosos han identificado como Jerónimo Muñoz de Pamplona.