Horta de Sant Joan es, sin lugar a dudas, la capital turística y cultural de la Terra alta. Población medieval situada en una colina de 543 m de altura que triplica su población en las épocas de temporada alta. Su término municipal tiene una superficie de 11,900 ha, de las cuales unas 6000 están dentro del Parque Natural de los Puertos de tortosa-Beceite

La villa limita al norte con el término de Caseres y Arenys de Lledó (Teruel) y al sur con Pauls y Alfara de Carles, y al oeste con Arnés y Lledó.

La población disfruta un clima Mediterráneo de interior, con inviernos muy fríos y veranos con fuerte calor. Con nevadas en invierno, cuando la climatología es fuerte. En el término municipal las montañas llegan a 1200 m de altitud.

Las principales actividades económicas del pueblo son la agricultura, principalmente de secano, las empresas de construcción, confección, servicios y empresas de explotación turística. Los cultivos principales que se explotan en la población son: viña, almendros, olivos, cereales, melocotones y cerezas

Horta de Sant Joan es un pueblo declarado Bien Cultural de Interés Nacional por la Generalitat de Catalunya. Conserva el encanto medieval con una plaza con porches, un Ayuntamiento de estilo renacentista, y una Iglesia románico-gótica del siglo XII. Todo ello en un núcleo de calles estrechas y empinadas que forman un conjunto artístico histórico realmente maravilloso. Recomendamos vivamente que visitéis, junto con el Centro Picasso, Ecomuseu dels Ports, Antigua prisión de Horta, el conjunto de la montaña de Santa Bárbara con el convento de San Salvador de Horta en su ladera, y el Parque Natural de los Puertos de Tortosa-Beceite, el segundo parque natural más grande de Cataluña.

Una frase que puede definir Horta de Sant Joan sería: "Un lugar para ver, admirar y, si es su elección, pintar lo mismo que inspiró a Picasso".

El núcleo antiguo de la población conserva el encanto del conjunto monumental medieval, con vestigios de un gótico sobrio que le da un aire majestuoso a la vez que relajante, por el hecho de ser fruto de un arte popular exento de tecnicismos y normativas el arte puro del pueblo y de sus habitantes, agudizado por el perfil empinado de sus calles.

Merece la pena visitar su plaza y sus porches junto con las calles que la rodea. La Plaza, de fuerte estilo medieval, es una de las más interesantes de Cataluña con sus arcos de medio punto. Forma con el Ayuntamiento renacentista y la iglesia gótica del siglo XII, un conjunto artístico histórico realmente digno de ser visitado.

Muy interesante, dentro también del núcleo urbano, se encuentra la Casa del Delme donde vivía el Comendador. Es un palacio estilo leridano con una galería en la buhardilla y una garita de vigilancia.

Cuando el viajero pasea por Horta de Sant Joan y sus callejuelas, dirigiendo su vista en cualquier dirección, siente el verdadero grito de un en torno embriagador; el macizo impresionante de los Puertos de Tortosa-Beceite con el río Canaletes a sus pies, las Rocas de Benet, el río Estrets y la línea fronteriza con Aragón, con Calaceite al fondo, más allá de la Collada del Moro, Las Ollas de Horta y más lejos las agujas de Bot y la impresionante silueta de la montaña de Santa Bárbara, verdadero capricho de la naturaleza. Entre el pueblo y los Puertos por la parte de atrás el Monsagre nos enseña sus desfiladeros altivos y desafiantes.

Sant Joan es una población para perderse por sus calles y descubrir sus rincones que se presentan ante nuestra vista como una composición histórica realizada por un artista que nos quiere impresionar con su obra, pero que ante nuestros ojos aparece real y palpable como si alguien se hubiera entretenido en construir un parque temático de la época medieval.

LUGARES Y RINCONES DE INTERÉS

Les Olles del Baubo

Más en esta categoría: Nuestro Hotel »